martes, 11 de diciembre de 2007

La Cara de la Perfección !



*!* ¿Para qué sirve el maquillaje corrector?

Es un arma perfecta para camuflar los pequeños defectos del rostro, sobre todo para disimular pequeñas manchitas, marcas o cualquier otra diferencia de tono que puedas tener en la cara.
Hoy en día, tener una piel luminosa y uniforme rejuvenece óptimamente todo el rostro. Una piel clara y sin manchas es sinónimo de belleza.
Puntos clave Aunque cada rostro es diferente, la función del corrector es minimizar ojeras, granitos y cualquier imperfección o salida de tono. Las zonas principales donde actúa el corrector suelen ser las más oscuras de la cara, como las ojeras, el contorno interior de la ceja o el labio superior. También puede ocurrir que haya manchas localizadas de color marrón oscuro o con una coloración rojiza o violácea. En este último caso, debes recurrir a una corrección de camuflaje específico como el nuevo de Zermat. Neutraliza el origen de las rojeces cutáneas con un delicado color verde que, además, es una excelente base de maquillaje. E incluye dos vitaminas, B3 y CG, para fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos. También hay sticks correctores de color verde, de Avène, que neutralizan las manchas rojas. En ambos casos, el objetivo principal consiste en igualar con el color natural de la piel del resto de la cara.
Secreto de aplicación:

Pon una pequeña cantidad de corrector en la yema de los dedos y presiona con pequeños toquecitos sobre la zona a disimular. Te recomendamos que utilices siempre el dedo índice porque es el más suave.

Si quieres cubrir imperfecciones localizadas es mejor que utilices un pincel fino y un corrector de gran poder cubriente. Los correctores fluidos automáticos vienen ya con pincel y son comodísimos, pero no sirven para camuflar grandes manchas, sólo para ojeras y pequeños defectos de tono. Para grandes manchas te irán mucho mejor los correctores clásicos.

Empieza poniendo un poco de producto en el centro de la mancha y extiende hacia fuera y hacia arriba, difuminando al máximo para que después pase completamente desapercibido.Además, si quieres darte maquillaje de base después, puedes mezclarlo con una capa general de maquillaje de fondo para obtener un resultado uniforme por todo el rostro. El tono del maquillaje de fondo es muy importante para que tu corrector funcione.

Elige siempre una base de maquillaje exacta al color de tu piel:

puedes medirlo a nivel del tono de tus mejillas. No pruebes el maquillaje sobre las manos, ya que siempre son más oscuras que la cara.
Da en el blanco con el tono..... Lo más importante es elegir bien el tono de corrector según lo que quieras disimular:

Ojeras: El corrector tiene que ser un tono más pálido que el color natural de tu piel.

Manchas oscuras: Elige dos tonos más claros que tu piel.

Manchas rojas: Pon primero un corrector verde y encima un tono más pálido que tu piel.

Cicatrices o marcas de acné: El tono del corrector deberá ser dos veces más claro que tu tono de piel.

Con él sólo puedes utilizar bases de maquillaje claras.
Espero que esta guia te sea de utilidad.