martes, 28 de enero de 2014

Schiaparelli, la eterna rival de Coco Chanel, revive en París.



La mítica casa Schiaparelli comienza una nueva etapa con Marco Zanini, el italiano que no logró resucitar del todo la marca Rochas y que ahora lo intenta con la maison fundada por la eterna rival de Coco Chanel.


Elsa Schiaparelli, considerada una de las creadoras más influyentes de todos los tiempos, triunfó en los años treinta en París con creaciones basadas en el surrealismo. Colaboró con artistas como Dalí y Cocteau y sus vestidos son auténticas obras de arte en tela.


El italiano Diego della Valle, propietario de Tod's, compró la casa en 2007 y desde entonces trabaja para devolverle el brillo perdido. No está resultando fácil, quizá porque el peculiar estilo de la firma no siempre encaja en las tendencias de la mujer actual, que demanda ante todo una sofisticación pero fácil de poner.


El año 2012, el Costume Institute del Metropolitan de Nueva York exhibió la muestra Schiaparelli y Prada: conversaciones imposibles, un diálogo imaginario entre Miuccia Prada y Elsa Schiaparelli.


Tomado de La Nueva Espana  www.lne.es