sábado, 24 de septiembre de 2016

Una Corona Manchada de Escándalo!

Génesis Dávila llega a un jugoso acuerdo monetario

Por Patricia Vargas Casiano09/24/2016 |02:37 p.m.
Twitter
  •  
La parte demandada tranzó porque no logró presentar evidencia de las faltas al concurso. (Suministrada) 
La modelo puertorriqueña decidió no pelear por la corona de Miss Florida USA.

Atrás se quedaron los meses de sufrimiento, de incertidumbre. Hoy Génesis Dávila, la reina destituida de su título de Miss Florida USA no para de reír de felicidad.
Anoche, luego de 10 horas de litigación con Grant Gravitt, productor del concurso, la modelo puertorriqueña desistió de seguir luchando por la corona y se decidió por una compensación económica.
La exreina de belleza, quien había pedido $15 millones por “difamación”, prefirió no decir la cantidad que recibirá pero indicó que es lo suficiente para vivir bien y ayudar a su familia.
Como parte de sus planes está un viaje a Europa de paseo y muy probable también de trabajo. (Suministrada)
“El caso se cierra por una compensación monetaria que entiendo me merecía, y estoy muuuy satisfecha”, comentó en exclusiva con este diario Génesis, quien además indicó que desde que fue destronada en julio no había dormido tan plácidamente.
Afirmó que la parte demandada tranzó porque no logró presentar evidencia de las faltas al concurso de las que se le estaba acusando.
“Aunque entre la deposición y la mediación fue un proceso largo y muy emocional, entendí que mi deber era sacar lo emocional de mi ser y dejar entrar en lo racional. Tenía la capacidad de pelear por la corona hasta en la corte si era necesario, yo decidí dejar atrás el episodio de la corona. Los valores que me inculcó mi familia, mi ética y mi moral no me permitían retomar una corona que se me quitó injustamente por intereses personales… Cuando me senté a evaluar todo lo que había pasado, me di cuenta que esa corona había perdido el brillo y su valor, ya estaba manchada por el escándalo y la humillación”.
Dávila junto a su abogado, Richard Woolfe. (Suministrada)
La beldad boricua agradeció a Dios por la familia que tiene, por el apoyo de sus amistades, de su gran fanaticada en las redes sociales, y en especial por su abogado Richard Woolfe quien según dijo, siempre le habló “claro y sin apasionamientos dos los escenarios que me iba a enfrentar y yo decidí”.
“Una corona no decide mi futuro ni el éxito que voy a tener de ahora en adelante. Voy a trazarme nuevas metas y a cumplir nuevos sueños”, afirmó. “Sometimes, misery does not stem from what we do not have, but from what we choose to keep”.
Como parte de sus planes está un viaje a Europa de paseo y muy probable también de trabajo que no había podido atender por el proceso legal. Sin embargo, estará en la Isla para celebrar la Navidad con su abuelita, su madre que nunca la ha dejado sola, y su familia
“Como dice mami, ‘una mente tranquila no tiene precio’. Lo más importante es que recibí lo que necesitaba y no tuve que entregar la corona ni la cinta porque el caso se cerró por difamación, y me la voy a llevar a Puerto Rico. Esa chica que colocaron en mi lugar, aunque seguirá bajo mi sombra va a poder cumplir sus sueños, y no le deseo mal a nadie. A ese señor (Gravitt) sólo lo vi al llegar a la mediación y al terminar, sin cruzar palabra”, finalizó.