martes, 24 de mayo de 2016

Mr. Puerto Rico 2016, víctima del crimen.

Asaltantes le desfiguran el rostro a Mr. Puerto Rico 2016

Por Melba Brugueras melba.brugueras@primerahora.com05/24/2016 |07:20 p.m.

Twitter
  •  


El delegado, natural de Fajardo, al verse en la encrucijada, corrió, y abandonó el lugar dejando allí su bicicleta. (Suministrada) 

Jan Emanuelli-Cleland fue víctima de un asalto en el área de Villa Palmeras



Tremendo susto pasó Mr. Puerto Rico 2016, Jan Emanuelli-Cleland, cuando el pasado domingo, 15 de mayo, tarde en la noche, fue agredido por dos sujetos en lo que pareció ser un intento de asalto en el área de Villa Palmeras, en Santurce.
Jan no se quedó de brazos cruzados, y trató de defenderse. En el forcejeo, uno de los individuos le propinó un puño en el lado derecho de su cara, desfigurándole la misma.
“Yo estaba sin carro, porque mi guagua estaba dañada y venía en bicicleta.  Esa noche cogí un ‘shortcut’ por un sitio en el que nunca había transitado. Había salido del trabajo, un hotel en Ocean Park. A dos calles de la Universidad del Sagrado Corazón se me acerca este auto oscuro pequeño de cuatro puertas. Salió una persona y vino directo donde mí para arrancarme el bulto y me tiró al piso”, narró a Primera Hora el joven de 28 años.
Cleland contó que, de inmediato, este puso resistencia contra el sujeto que quería quitarle el bulto, y fue entonces cuando bajó otro hombre del automóvil.
“Esa segunda persona fue la que me dio el puño en la cara. En un momento dado estábamos los tres en el piso forcejeando y recuerdo que agarré una piedra del piso para defenderme también”, especificó el representante de Puerto Rico en el certamen internacional Mr. Real Universe que se efectuará en octubre de este año en Lima, Perú.
El delegado, natural de Fajardo, al verse en la encrucijada, corrió, y abandonó el lugar dejando allí su bicicleta.
“Fue todo tan rápido que ni pensé que podrían tener una arma. Lo único que recuerdo es que los dos hombres que me atacaron eran de tez oscura y no tenían cabello. Había un tercero, que era el que estaba guiando y esperándolos en el carro. Luego del incidente, regresé al lugar más tarde a chequear si se habían llevado la bicicleta. Pero no, la dejaron allí, no se la llevaron. Eso sí, mi celular terminó roto”, mencionó el entrevistado, quien tres meses antes, ya había sido víctima de robo en esa zona. En ese entonces, rompieron uno de los cristales de su guagua y le hurtaron una patineta, ropa y su wallet, según mencionó. 
Jan, quien entrena caballos y practica rugby, agregó que, luego del incidente, cuando llegó a su casa, le pidió a un vecino que llamara a la policía porque su teléfono móvil estaba roto.
“Llamaron a la policía y me senté a esperarlos en las escaleras de la entrada. Nunca llegaron, y yo estaba muerto de cansado y adolorido y dije: ‘hay olvídalo’”, relató. 
“Gracias a Dios ya me ha bajado bastante la hinchazón del rostro. Pero fue una experiencia bien desagradable y para colmo pasó el día antes de mi cumpleaños”, finalizó el entrevistado.