jueves, 1 de marzo de 2012

Tatiana Delgado marca su propio paso hacia el éxito

jueves, 1 de marzo de 2012
Frances Tirado / Primera Hora

Tras su experiencia en Nuestra belleza latina (NBL) en 2010, reality en el que llegó segunda finalista, Tatiana Delgado ha brillado como bailarina profesional; sin embargo, se le acaba de abrir otra puerta como coanimadora del programa Sal y pimienta, .de Univisión

Su rol será entrevistar precisamente a las concursantes de NBL para darles la oportunidad que ella no tuvo de desahogarse frente a las cámaras sobre la convivencia en la mansión y las cosas que no les gustan de cada participante Oriunda de Carolina y con una sólida base en el baile, adquirida en la escuela especializada en ballet Julián Blanco, en Santurce, la artista le dio el sí a la oferta de Sal y pimienta que se le había presentado desde el año pasado, pero que no había podido aceptar por su compromiso con el astro boricua Ricky Martin, al formar parte del cuerpo de bailarines de su gira de conciertos Música+Alma+Sexo.

“Estoy bien contenta porque Univisión esperó un año entero para que yo me integrara al programa. Les voy a dar a todas esas chicas la oportunidad de hablarle al público qué persona es falsa o no le cae bien”, comenta.

Tatiana Delgado no pretende provocar que las participantes se tiren unas a las otras, pero será el puente para que expresen lo que no les gusta, oportunidad que ella lamenta no haber tenido cuando compitió.

“Me hubiese gustado tener la oportunidad de agarrar el micrófono y decir: ‘Esta chica me cae mal, porque esta chica está haciendo esto dentro de la casa, dentro de la competencia’”, acota la danzarina, que para esta entrevista vistió de la tienda Bebe, bajo la asesoría de su stylist Ed Coriano y su maquillaje y peinado estuvo a cargo de Manolo González Salón.
Su colaboración cuenta con la bendición de Giselle Blondet, quien es la presentadora de NBL, y de la periodista Bárbara Bermudo; y comenzará a partir del 11 de marzo, aunque el programa inicia este domingo, hasta mayo. Luego de esa fecha, está a la disposición de cualquier oferta de trabajo, ya sea como animadora, actriz o cantante.

La joven de 22 años, asimismo, señala que la etapa de bailarina es algo que “no va a terminar porque me apasiona y es un mercado que paga bien y es lo que me gusta. (Bailando) es donde me siento libre del todo, aunque es muy disciplinado”.
Perdiendo, ganóTatiana Delgado no ganó en NBL, pero siente de todas maneras que es una triunfadora porque sin buscarlo ha tenido éxito en el baile, tanto es así que no sólo bailó junto con Ricky Martin, sino que también lo hizo junto con Daddy Yankee en el vídeo del tema Lovumba.
Además, en la pasada edición del premio Lo Nuestro formó parte del show de Pitbull y Chris Brown en el tema International Love.
Dice que su éxito se debe a “la determinación que yo he tenido desde un comienzo y el público siempre me apoyó (en NBL). Soy una chica que no se detiene ante nada. Siempre lo he dicho, a veces se gana más perdiendo que ganando. Creo que mi talento, mi perseverancia y mis ganas de seguir creciendo en el ambiente han sido lo que me ha impulsado a esto”.
“Nunca me había visualizado en las cosas que estoy haciendo. Empecé en la universidad a estudiar Biología, pero salió la bailarina que había en mí”, revela al tiempo que indica que le falta un año para completar su bachillerato.
Está bien enamoradaPese a que lleva un poco más de dos años de noviazgo con el animador Carlos McConnie, Tatiana Delgado es un tanto celosa con revelar detalles de su relación, tanto es así que se pone tímida y hasta titubea para detallar el tiempo específico que lleva con su pareja.
De su relación asegura que está estable porque “ambos hemos sido un apoyo el uno para el otro y eso ha hecho que todo siga viento en popa”.
Respecto a una respuesta que dio el coanimador de Flashazo VIP en una entrevista en la que dijo que no contempla casarse por ahora, la enérgica bailarina, que luce una figura escultural, recalca entre risas que “una cosa es lo que él le diga a la prensa y otra es lo que me diga a mí”.
De McConnie agrega que “es excelente, lo amo y es el mejor del mundo”.